sábado, 17 de septiembre de 2011

Miguel Servet, ¿descubridor de la circulación menor?


No cabe duda de que Miguel Servet (1511 - 1553), cuyo quinto centenario conmemoramos este año, es un español universal y una figura histórica de gran significación, símbolo del derecho fundamental a la libertad de conciencia y de expresión. En su convulsa época, de intolerancia religiosa, fue denostado y perseguido por católicos y reformadores, hereje maldito, fue finalmente quemado  vivo  por los calvinistas en Ginebra. La célebre frase de Castellio lo dice todo: "Matar a un hombre no es defender una doctrina, es matar a un hombre".


[Sello dedicado a Miguel Servet;
imagen procedente del blog
"La Ciencia en la Filatelia", que recomendamos]


Miguel Servet, teólogo y médico, es considerado por muchos como el descubridor de la circulación menor o pulmonar de la sangre, que refutaba las ideas de Galeno, pero desde 1924 se sabe que el primero en describir la circulación menor fue el médico sirio Ibn Al-Nafis (1210 o 1213 - 1288), trescientos años antes que el aragonés. 


Servet incluyó su descripción de la circulación pulmonar de la sangre en un libro de teología, Christianismi restitutio (1553), y es que pensaba que la sangre era la portadora del alma. El teólogo y médico aragonés tenía un buen conocimiento de la anatomía humana pues había sido ayudante en París de Andernach en la mesa de disecciones. Esto, junto con su capacidad deductiva, le permitió defender en su obra que la sangre salía del corazón y se purificaba en los pulmones con el aire, tomando un color rojo intenso; seguidamente retornaba al corazón. La sangre fluía así continuamente y no como pensaban Galeno y sus seguidores, quienes no concebían circulación alguna (para ellos la sangre partía del hígado hacia el corazón y hacia el resto de las partes del cuerpo donde se consumía, sin regresar).


Pero a mediados del siglo XIII el médico sirio Ibn Al-Nafis había llegado ya a las mismas conclusiones. En una tesis doctoral de 1924 se puso al descubierto este hecho. Al-Nafis describió la cirulación pulmonar de la sangre en un comentario al Canon de Avicena. ¿Plagio por parte de Servet? ¿Llegó el aragonés a las mismas conclusiones que Al-Nafis, de forma independiente, gracias a su experiencia en disección? (puede que la respuesta se encuentre entre ambos extremos). El caso es que es posible (como señala el eximio arabista recientemente fallecido Juan Vernet en su Historia de la Ciencia Española) que Miguel Servet conociera el texto de Al- Nafis, que fue publicado en Venecia, traducido al latín por Andrea Alpago (ca. 1450 - 1521), con anterioridad a que Servet escribiera su Restitución del Cristianismo.



Notas:

(1) La interesante revista La Aventura de la Historia dedica un dossier en el número de septiembre a la figura de Miguel Servet, en el quinto centenario de su nacimiento.


(2) Puede pincharse aquí para ver un vídeo sobre las ideas de Galeno respecto al movimiento de la sangre y las tres supuestas transformaciones sustanciales (de quilo a sangre y de ésta, una vez convertida de venosa a arterial en el mismo corazón al mezclarse allí con el aire procedente de los pulmones, a sustancia propia de cada parte del organismo).


(3) Como es bien sabido fue el inglés William Harvey (1578 - 1657) quien, tras rigurosos trabajos experimentales, completó el modelo correcto de circulación de la sangre, que incluía la circulación mayor. Puede pincharse aquí para ver un vídeo sobre Harvey y la circulación de la sangre.


(4) Imprescindible este vídeo sobre la labor médica de Ibn Al-Nafis y su descubrimiento de la circulación pulmonar de la sangre (en inglés con un curioso acento árabe, fácil de entender).


(5) Artículo sobre Ibn Al-Nafis y la historia del descubrimiento de la circulación pulmonar de la sangre:




(6) Enlace de interés:  http://www.servetus.org/public/


(7) Incluyo este vídeo sobre la Casa Museo de Miguel Servet en Villanueva de Sigena (Huesca):