viernes, 16 de enero de 2009

Una década prodigiosa para la ciencia (II). Los códigos del genoma.

(En la foto, tomada de http://evolution.berkeley.edu, vemos la estructura del ADN).

José Antonio López Guerrero nos indica en su artículo "Los códigos del genoma" (suplemento El cultural, del diario El mundo, de 13 - 19 de noviembre de 2008) que el nuevo milenio arrancó con el sonoro acontecimiento científico de la publicación del borrador de la secuencia del genoma humano. Y aunque, afortunadamente, vivimos en un mundo de gran riqueza étnica, los estudios del genoma humano han mostrado que genéticamente las diferencias son bastante sutiles: la diferencia entre individuos, del origen que sea, es de un 0,1 % tan sólo. Variaciones sutiles, mas de gran importancia, pues ese ínfimo porcentaje permite explicar, por ejemplo, la diferente susceptibilidad a ciertas enfermedades según la raza.
Aunque estos asuntos generan bastante inquietud y polémica en nuestra agitada sociedad actual, lo cierto es que las aplicaciones biotecnológicas de los estudios genómicos son de gran alcance y trascendencia (paradójicamente ése es el origen de las polémicas): manipulación genética de organismos (plantas y animales), terapia génica y la esperanzadora medicina regenerativa.
Bueno e intelectualmente saludable es el debate ético y filosófico (es decir, racional), o incluso ideológico (con su componente emocional), pero manteniendo en todo momento el rigor científico y valorando, asimismo, el beneficio final.